28.12.09

La Casa IX

Los viajes sirven para conocer las costumbres de los distintos pueblos y para despojarse del prejuicio de que sólo en la propia patria se puede vivir de la manera en que uno está acostumbrado.

Rene Descartes. Filosofo francés





Nos encontramos en un ambiente poblado por puertas y ventanas, cada puerta que abrimos nos conecta con la visión de una geografía y cultura diferente, un idioma, una religión, una comida, sabores, códigos y puntos de referencia …

Así imagino la Casa IX: una vez que abrimos la puerta -de la conciencia- es imposible volver atrás y ver la vida de la misma manera. Transitar ese espacio (a través de un viaje, el estudio) nos permite revisar nuestros prejuicios y abrir nuestra mente para ver la vida de forma diferente.

La IX es la última casa de Fuego, asociada al signo de Sagitario y a su regente Júpiter. Este planeta es considerado un “Sol mayor”, de manera que podemos asociar esta Casa con el retorno a la luz después de transitar los abismos de la Octava Casa.

Es la única casa de Fuego ubicada en el semiciclo superior del mandala personal. Nos muestra que ya el Ego necesita formas de realización que estén más allá de su auto satisfacción. Necesita involucrarse de una manera más activa al colectivo, comparar sus puntos de referencia con aquello que observa fuera de sí, cuestionar y ampliar su marco de referencia personal. Crece, se expande y se realiza en una conciencia superior. Mal vivida, esta Casa nos encierra en nuestras propias percepciones haciéndonos creer que sólo hay una Verdad y forma de ver la vida: la nuestra.

En este sector descansan nuestras creencias, paradigmas y dogmas. En la IX encontramos sobre qué bases fundamentamos nuestra existencia para sentirnos parte de un colectivo. Por eso se dice que es la Casa de “las creencias y filosofía de vida”. Por oposición a la III es la Casa del pensamiento abstracto.





La Casa IX nos conecta con todo aquello que se encuentra más allá de nuestros límites físicos y mentales. En lo concreto nos referimos a límites físicos con nuestra geografía y nuestro entorno inmediato, por eso se le ha llamado tradicionalmente la Casa del “extranjero y los viajes largos”. En un plano mundano, ciertamente este sector determina nuestra propensión al intercambio cultural, las conexiones con personas que tienen origen diferente al nuestro y por supuesto a los viajes (la cualidad del viaje la dará el planeta presente en la Casa, de placer, de estudio, de trabajo, exilio, etc).




Por oposición a la Casa IX, vimos en la Casa III que el Yo se adaptaba a su medio ambiente y aprendía a vincularse desde lo pequeño, lo inmediato, lo cotidiano. Allí teníamos un Ego jóven, curioso, inconstante, aprendiz, preocupado por lo trivial. En la IX encontramos un Ego más maduro que desea transformar esa curiosidad en conocimiento, ampliando su campo de búsqueda en la exploración de otros ambientes y formas de entender la vida. Es por ello que la IX implica conexión a otras culturas, facilidad para el aprendizaje de otros idiomas y para la integración de costumbres ajenas. Sin embargo la IX también puede mostrar la xenofobia y el dogmatismo, la intransigencia y el fanatismo. Dos caras de una misma moneda. Los planetas y sus aspectos nos sabrán dar cuenta de la diferencia.

Siguiendo el orden del Fuego, encontramos que en la Casa I el Yo se lanza a la existencia con impulso y determinación, en la V expresa su potencial y talento pero al llegar a la IX lo exterioriza alcanzando el reconocimiento de forma amplia. Es la Casa de las publicaciones, exposiciones, graduaciones, logros de títulos y honores universitarios. Aquí es la realización mayor, somos parte de un colectivo que reconoce aquello que somos capaces de aportar y devolver a nuestro medio.

Los personajes de la IX muestran dominio y maestría en un área en particular del conocimiento (académico o filosófico) encontramos así a profesores, guías, gurúes, consejeros -entre otros- y sus escenarios : casas de estudios superiores, universidades, centros de enseñanza. Una típica experiencia de casa IX está ejemplificada en la búsqueda de nuevos horizontes a través de experiencias de aprendizaje en un lugar fuera de nuestras fronteras.

En este sector encontramos también profesiones ligadas al turismo, las agencias de viajes, ocupaciones ligadas a la aviación, las carreras diplomáticas, las embajadas, y todas aquellas situaciones que por uno u otro motivo nos mantienen en contacto con personas y ambientes foráneos.

Los planetas en esta Casa y sus aspectos nos dirán cómo vive la persona la experiencia de la IX y qué tan cómodo se siente - o no- en ella. Si no tenemos planetas en esta Casa, serán los tránsitos de los planetas lentos que nos mostraran sus matices y la in/capacidad para mirar con amplitud la existencia.