19.10.08

La Casa V


Normalmente, aquellos que poseen un gran talento, son ingenuos.

Montesquieu (1689-1755) Escritor y político francés.

La casa V es la segunda casa de fuego, se corresponde al signo de Leo y al Sol. Vimos que en la casa I el Yo hace su aparición en el plano físico, de manera que en la Casa V expresa y muestra lo mejor de sí. Es la Casa de la autoexpresión, los talentos y las aptitudes. Si en la Casa I somos sin necesidad de reconocimiento, en la Casa V necesitamos la admiración y los aplausos.

Tradicionalmente es llamada la casa de la creatividad, ya que es la expresión de la divinidad latente en lo humano. Es el sector donde somos capaces de crear a partir de la nada; donde mostramos nuestra esencia de manera particular e individual.

Psicológicamente, esta Casa se relaciona con nuestro “niño interno”. Es la parte más infantil o ingenua de nuestra psique que nos permite dejar a un lado las barreras de expresión de Yo, dándole la libertad suficiente para expresarse y mostrar lo más autentico de sí. En la V logramos ser creativos independientemente de las opiniones ajenas y las críticas. Aquí podemos dar rienda suelta a nuestras aptitudes, habilidades y sentirnos orgullosos por aquello que nos hace ser diferente de otros. Disfrutamos siendo nosotros mismos y el reconocimiento de los demás frente a nuestras obras.

La capacidad para jugar, para divertirse, para saber vivir el presente, ser espontáneos y auténticos así como la autoestima, la seguridad en sí mismo, creerse el mejor y el favorito son características pertenecientes a este sector. (Sol, Júpiter, Urano). Pero por carencia también el miedo al ridículo, la inseguridad, el temor a dar las propias opiniones, el aburrimiento y la incapacidad para disfrutar pertenecen a la V (Saturno, Plutón).



Es la Casa de las artes escénicas, el espectáculo, el teatro y toda actividad recreativa y lúdica. Actores, creativos en el área publicitaria, productores, cantantes, animadores, tienen planetas en la V. Los ambientes infantiles, parques, espacios dedicados al esparcimiento y al disfrute son de este sector. También las discotecas, casinos, bingos, fiestas y celebraciones. El planeta que allí se encuentre dará el matiz correspondiente a la expresión de la energía primaria de la casa. Las personas que se dedican al trabajo con niños o actividades que implican el contacto con los mismos pueden tener energías en esta casa, por ejemplo un pediatra, un recreador, un maestro, un cuidador, un psicólogo infantil, etc.

La Casa V es también la casa de los hobbies, es decir de aquella actividad recreativa y/o creativa que disfrutamos en nuestro tiempo libre. Al respecto es interesante el hecho que muchas veces llamamos hobbie a la verdadera vocación, sin embargo hemos terminado desplazándola como actividad secundaria debido a las presiones sociales. Por ejemplo, el ejecutivo que en sus horas de ocio se dedica a tocar música “porque siempre es lo quise hacer” sería un ejemplo de una casa V bloqueada (una cuadratura desde la casa II).

Desde el punto de vista orgánico, físico, los hijos son los personajes de esta Casa. De manera que en este sector podemos ver las experiencias o vínculos karmicos con los hijos, nuestra forma de relación con ellos y la manera en que asumimos la maternidad/paternidad. Los planetas que allí se encuentran nos contarán la dinámica con los hijos, pudiendo indicar también la personalidad de uno en particular.




Los problemas de fertilidad los encontramos en la V, (sobretodo con cuadraturas a la casa VIII), ya que son la expresión de una creatividad que se ha visto coartada y bloqueada. Es importante analizar sobretodo la presencia de planetas retrógrados para poder comprender los procesos subyacentes y tener una comprensión más amplia del proceso. El tránsito de Júpiter por esta Casa pudiera ser de ayuda si se desea iniciar un tratamiento de fertilidad (hay que analizar la carta en conjunto).
En la V también se puede vivir la experiencia de la maternidad en contra de la propia voluntad, teniendo que asumir la responsabilidad de un hijo aunque no se haya buscado concientemente la vivencia (Por ejemplo Saturno en la V)

Las relaciones amorosas sin compromiso son de la casa V. El noviazgo, las aventuras, las relaciones recreativas sin convivencia pertenecen a esta casa, de manera que cuando del noviazgo pasamos al matrimonio nos “mudamos” de la casa V a la casa VII. Una casa V muy poblada por planetas puede llevar a la persona a la necesidad constante de buscar la gratificación del Yo (como los niños) centrándose más en el disfrute que en la responsabilidad. En la casa V podemos ser como niños, para bien o para mal, en el sentido que de la ingenuidad espontánea podemos pasar al narcisismo y a la incapacidad de reflejarnos en el otro… y pasarnos la vida preguntando : “mami, por qué la luna me persigue”?

Esta casa nos permite disfrutar de la vida, vivir espontáneamente, centrarnos en el presente y sentir que nuestras creaciones también tienen el poder de incentivar a otros a desarrollar sus propios talentos.

5 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Muy interesante.

No provoco más.

Besos.

Laura M dijo...

No te preocupes Toro, que voy a pasar a visitarte y provocar un poquito...

TOROSALVAJE dijo...

Si que provocas, si..., me reservo para otro post tuyo.

:)

Anónimo dijo...

Me gustó mucho tu blog, si no te molesta me gustaría ponerlo en la lista de blogs recomendados de mi blog.
Un abrazo grande.

Warlock.-

Mi blog: http://wiccapracticantesolitario.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Hola la luna en sagitario en conjuncion con urano y neptuno en capricornio en la casa cinco, puede ser la el disfrutar, la creatividad y la maternidad con un lado pragmatico al tener neptuno en capricornio?.

PD:ME ENCANTA TU BLOG ES UN PARAISO!